Sant Pere de Ribes a 20 de Febrero del 2004

 

 

Apreciados vecinos: desde este momento presento mi renuncia al cargo de Presidente de esta asociación, aunque los motivos son personales, me creo en el derecho de hacer historia de estos dos años que he ocupado el cargo.

            Eran momentos de transición, existían dos auténticos bandos que a pesar de haberse unido por presión de la alcaldía para constituir la Junta de Compensación seguían en liza. La urbanización estaba en estado lamentable, por la desidia municipal, las oficinas eran una auténtica pocilga, las cuentas estaban en números rojos; no teníamos personal para el agua, ya que el señor Espinosa me informó de su renuncia en 2 o 3 meses. En conjunto un estado caótico.

            Tras varios meses, el grupo del parcelistas nos retiraron su apoyo y el otro grupo, nunca nos lo había dado. A pesar de nuestra renuncia reiterada, nunca se hizo efectiva, ya que no podíamos dejar la urbanización sin dirección. Fueron momentos difíciles, pero seguimos mirando hacia delante. Sólo éramos cuatro y nuestra "cabezonería" entonces valorada, nos hacía empeñarnos en tirar el proyecto hacia delante.

            Se adecentaron las oficinas, se contrató legalmente la persona de mantenimiento, se arregló el acceso al depósito grande y se arrendó un vehículo.

            Económicamente, hubo que actualizar las cuotas y tras 1 año la Junta de Compensación hizo efectiva parte de la deuda (la que ella decidió) lo que nos permitió tener unos números más o menos saneados.

            Debido a la ruptura de relaciones con los sectores que formaban la Junta de compensación, ésta, nos ignoraba totalmente.

            Y por último la "bomba": hay que aprobar el proyecto de compensación y urbanización a ritmo rapidísimo, y realizando todo tipo de irregularidades.

            Desde aquí la asociación se hizo eco del descontento vecinal, realizando reuniones el principio informativas para dejar claro que las cosas no se estaban haciendo bien. Dada la premura en la aprobación del proyecto y el hecho de que habíamos descubierto importantes irregularidades; gracias a mi buen amigo  y regidor Sr. Ojeda pude convocar una reunión urgentísima con él y el señor García-Herbas y poner en su conocimiento todo lo descubierto. Como ustedes ya saben toda esa información ha acabado con los miembros de la Junta de compensación en los tribunales. También informamos detalladamente  a los vecinos en la asamblea extraordinaria, que convocamos una semana antes de la posible aprobación. Habían sido momentos de tensión y nerviosismo y respirábamos al ver que un proyecto muy lesivo y caro era retirado; tras haber usado todo tipo de presiones, incluso se nos llegó a robar una pancarta colocada la entrada de nuestro urbanización.

            Evidentemente no queríamos que el desarrollo del proyecto se detuviese, propusimos un grupo de posibles candidatos para retomarlo. Se inició un período donde el ayuntamiento, en proximidad de elecciones, no se moja, dentro de este grupo se crean desavenencias sobre todo con varios de nosotros, y una Junta de compensación escindidas, donde una parte quiere lavarse la cara, continuando, aunque sea como equipo consultor y los otros apoyados por el gerente y causante de todo este desaguisado siguen adelante a pesar de nuestra discrepancias. Como sabrán, en la Asamblea Extraordinaria pedimos su completa dimisión.

            Todo lo ocurrido hasta entonces origina tensiones en nuestro Junta, se nos culpa de la lentitud de los plazos, incluso parte de la Junta insta a pactar con el Sr. Salas como salida al atasco creado a lo que nos negamos dada la situación jurídica, se intenta mí dimisión, cosa que no ocurre por mí afanada "cabezonería". Pero la ruptura había ocurrido.

            Si algo he prendido en estos años es que la unión hace la fuerza, y nosotros estamos desunidos. Importantes críticas de mi incapacidad para gestionar la AVPVA por parte de la Junta nos ha llevado al desencuentro que acaba en mi dimisión y en la de las personas que me acompañaron en esta singladura.

Sin embargo, no nos consideramos incapaces para realizar la autentica gestión de la Urbanización, no somos una Junta de Compensación alternativa, como otros pretenden. Sólo queremos seguir construyendo a la espera de una auténtica urbanización. Y eso sí, “vigilantes”, como ya lo fuimos, de que no fuera lesivo para los vecinos. Pensamos que deben ser los vecinos los que nos den su apoyo para continuar, si lo creen, en la Asamblea preparada al efecto.

Por lo tanto, presentamos nuestra candidatura, pero libres de ataduras de otros sectores que piensan diferente de nosotros.

Así mismo, el resto de vecinos que lo deseen pueden presentar sus candidaturas, a la Junta de la AVPVA, teniendo como fecha máxima de presentación el 21/03/04.

 

 

 

                                               Fdo. Diego Martinez

                                            Presidente AVPVA